Yosemite

Continuity: hacer llamadas desde el Mac

FaceTime OSX

Una de las características más espectaculares del biombo formado por OS X Yosemite y iOS 8.1 es la posibilidad de contestar en nuestro Mac llamadas de teléfono recibidas en nuestro iPhone. Lo he hecho dos o tres veces y no deja de maravillarme y de soñar cuan útil debe ser esto para quienes trabajan con su Mac. Del mismo modo, podemos iniciar llamadas de teléfono en nuestro Mac, que saldrán a la red celular a través de nuestro iPhone. La web de Apple lo explica meridianamente y no me resisto a citar sus palabras:

Llamar desde el Mac es igual de fácil. Puedes hacer clic en cualquier número de teléfono que veas en Contactos, Calendario, Mensajes, Spotlight o Safari. Si accedes a una teleconferencia directamente desde un evento del Calendario, el Mac introduce por ti el código de acceso. Para hacer una llamada, entra a FaceTime y verás el historial de llamadas de tu iPhone, o bien introduce directamente el número.

Llamar a un contacto puede resultar fácil, pero quizá lo de marcar un número no es tan intuitivo. En la captura que acompaña este artículo podéis ver cómo me he ido a la pestaña Audio de la app FaceTime y en el campo de búsqueda he escrito un número, junto al cual aparece un icono de un auricular de un teléfono de finales del siglo pasado al cual podemos hacer click para iniciar la llamada.

Para que esto suceda hay que activar las opciones indicadas en las preferencias del iPhone y de FaceTime tanto en el iPad como en el iPhone, produciéndose un emparejamiento por código numérico. Es muy probable que los propios dispositivos hayan hecho saltar ya en algún momento la alerta de configuración, como me pasó a mí. Continuidad precisa al menos de un iPhone 5 y también pueden existir condicionantes respecto al hardware de vuestros Mac, pero a mí me ha funcionado sin problemas en un Mac mini 2012 (faltaría más) y en un MacBook Pro 2009.

iCloud Photo Library

Cómo subir tus fotos a iCloud Photo Library (aunque no debas hacerlo)

Una de las penas que arrastra mi mujer en esta era digital es no poder llevar en su iPhone de 16GB todos los vídeos y fotos que ha tomado desde todos los iPhones que ha tenido, desde su iPhone 3G original, pasando por mi/su 3GS hasta su actual 4S. Cada mes descargo las fotos de su teléfono y ella se encarga luego de ir borrándolas para mantener espacio libre. Ahora, con iCloud Photo Library será el propio sistema el que se encargue de esto, subiendo todas sus fotos a la nube y manteniendo en el dispositivo previsualizaciones de menor tamaño o lo que sea, para adaptarse al espacio existente.

Así las cosas, me dispuse a eliminar mi tarea periódica de Descargar fotos iPhone Rocío y pensé “¿y si le devuelvo a su iPhone todas sus fotos y que iCloud Photo Library se ocupe de gestionar el espacio?”.

Continue reading

macintosh

Apuntes sobre los nuevos Mac (Late 2014)

Parece que la nueva gama de ordenadores de sobremesa Mac va a dar un poco más que hablar de lo que parecía inicialmente. Lo primero de todo sería corregir un error que cometí en el Emilcar Daily del pasado viernes 17 de octubre, cuando comenté que los iMac de 27′ no retina habían sido retirados. Esto no es así, por lo cual la gama iMac continúa siendo exactamente la misma que teníamos con el añadido del modelo con pantalla retina.

Este modelo Retina 5K sigue sorprendiendo a propios y extraños, y lo que vamos conociendo de él matiza un poco más su ubicación dentro de la gama Mac. Para empezar, no puede ponerse en modo target, por lo que no podremos usar esa increíble pantalla 5K (¡CINCO KA!) con otros Mac, como por ejemplo un Mac Pro. Y hablando del cual, el modelo más bajo de la gama actual de Mac Pro le sigue dando sopa con ondas al iMac más potente que podamos montar, así que las apreciaciones que algunos están haciendo sobre las posibles elecciones de profesionales con muchas necesidades de potencia están completamente fuera de lugar. Una buena noticia sí es que el iMac Retina tiene los bancos de memoria RAM accesibles al usuario, por lo que no hará falta pagarle a Apple un extra de memoria a precio de tinta de impresora, pudiendo añadirle a posteriori módulos más económicos e igualmente confiables respecto a rendimiento y calidad, como por ejemplo estos que tengo yo fichados desde hace tiempo.

El Mac mini era el otro gran esperado de la tarde. Lo que parece una bajada de precio es en realidad la aparición de un modelo de entrada muy recortado de potencia y de posibilidades de extensión, algo así como ese iMac 21′ más reciente, enfocado al mercado de educación o a determinados sectores con escasas exigencias. Así las cosas, la comparación procede entre los dos modelos superiores y los dos modelos de hace dos años, lo que nos depara curiosos detalles. Ambos parten de procesadores i5, pero al contrario que los modelos de 2012, los procesadores i7 disponibles para ampliación son de 2 nucleos y no de 4 nucleos. En la parte interesante, ambos vienen ya dotados de 8 GB de RAM, cuando los modelos de 2012 partían de 4 GB, pero es un regalo envenenado porque a este Mac mini 2014 no se le puede cambiar la RAM en casa. Esto nos obliga a plantearnos su compra como si fuera un MacBook, esto es, gastando tanto como podamos de inicio al menos en RAM, habida cuenta de que posteriormente no podremos aumentarla. El modelo 2014 tampoco incluye el adaptador de DVI a HDMI, que ahora se ofrece como opción por 29€.

Dicho esto, comparar el Mac mini 2012 con el 2014 se hace complicado, por las diferencias en RAM por defecto y por los procesadores, teniendo en cuenta también que aunque sean de dos núcleos, estos i7 son de una generación “y media” después. Lo que no deja de ser cierto es que es un gran equipo que dejará satisfecho a cualquier usuario con necesides corrientes. Como usuario feliz de uno de los modelos de 2012 no puedo sino recomendar la compra de un Mac mini con pasión ribereña; si yo tuviera que comprar uno ahora elegiría un modelo con procesador i7, 16 Gb de RAM y Fusion Drive de 1 Tb, por un total de 1.399€.

Categorías Organizativas en GTD: Resultados | Óptima Infinito | Innovación en Productividad y metodología GTD

Entrando ya en la parte más operativa, tenemos los proyectos. Más del 90% de lo que la mayoría de la gente llama “tareas”, son en realidad proyectos ya que, según GTD, proyecto es cualquier resultado que requiere más de un paso para lograrse. Esta es una idea que suele causar bastante extrañeza al principio, porque en el lenguaje coloquial un proyecto suele ser algo más complejo (lo que en GTD llamamos objetivos).

Perfecta desambiguación de lo que significa proyecto en la filosofía GTD.